BioSejo

esto es —como [casi] diría Voet,D. et al. en el subtítulo de su libro de bioquímica— "Mi Vida a Nivel Molecular"… blog de sejo con colaboración de la sejoina, la sejosa, la sejasa, el sejinTriFosfato, y otras c-osas y cos-inas más

Después de varios días de trabajo, hoy entregué mis trabajos finales de EVAP (Expresión Verbal en el Ámbito Profesional), un artículo de divulgación científica y una conferencia sobre un tema seleccionado.

Yo los hice del concepto llamado la Singularidad Tecnológica, refiriéndose al evento donde la humanidad logra obtener una inteligencia superior a la propia, analizando si puede o no suceder en este siglo.

Aquí está el artículo via Scribd, a ver qué opinan. Está hecho con LaTeX; agradezco la ayuda de corrección de José Toral y Jorge Tirzo (Update: además de mención especial a Saúl Calderon por su apoyo).

Y esta es la presentación que hice con Prezi (gracias Tirzo por la recomendación).

[Lectores en Facebook: Este texto es una reproducción fiel de aquél que pueden encontrar en mi blog, bio.sejomagno.org]

Abstract (lo que la mayoría sólo quiere y va a leer jeje): Me cambio a ITS porque llegué a la conclusión de que ahí obtendré mayor profundidad  y diversidad en el conocimiento y habilidades ingenieriles que quiero tener para después aplicar en la neurociencia. La parte “bio” posible más relevante ya la tomé, y es mejor formar primero las bases cuantitativas-ingenieriles y después obtener los conceptos teóricos biológicos que vayan a ser necesarios. Pienso complementar mi carrera con actividades de investigación variada (en cuanto al punto de vista) pero enfocada a neuro. Todo esto basado en pláticas conmigo, con mi familia, con algunos amigos, con los directores de carrera, y con estudiantes de posgrado del MIT.

Read the rest of this entry »

Retomando el post de ayer, aquí iré escribiendo síntesis de las diferentes respuestas que he ido (y seguiré, supongo) recibiendo. Esto con el fin de compartirles mi experiencia, y para irme ayudando a analizar los datos jeje.

La metodología de enviado fue la siguiente: primeros 30 mails enviados a las 19:03 horas, los siguientes 30 mails a las 20:06, y los últimos 42 (¡sí, 42!) a las 21:10, todo del 19 de junio de 2009.

Este es el correo que envié (está en función de X, donde X es el primer nombre del estudiante). Gracias a Mariana G., Ruth J. y Martha V. por su ayuda:

Read the rest of this entry »

Rendering of human brain.
Image via Wikipedia

En esta ocasión, me ha tocado querer cambiarme de Ingeniería Biomédica (IMD) a Ingeniería en Telecomunicaciones y Sistemas Electrónicos (ITS) en el Tec. ¿Por qué? Por pensar que en ITS puedo recibir una formación ingenieril más completa, con herramientas interesantes que podría aplicar en las Neurociencias (que estoy convencido que son mi “fin último”, y todo lo que haga debe llevarme ahí).

Hablé con algunas personas pertinentes, llevándome a no saber si conviene “sacrificar” la relativa formación y el enfoque biológicos de IMD por mayor profundidad en herramientas de ingeniería electrónica y matemáticas. Me hicieron ver que conviene saber específicamente a qué me quiero dedicar, siendo ésto la simulación biológica. Sabiendo eso, se puede decir que lo que conviene más es tener principalmente contenidos de control, y varios asuntos de matemáticas. Éstos los tiene ITS (entre otros), y en mayor profundidad los puede tener IMD, “sacrificando” los tópicos, que sí tendría en ITS, que me gustaría usar para la modalidad de investigación (la abrirán también en el Campus Ciudad de México). ITS tiene contenidos de telecomunicaciones que ya se alejan del enfoque que quiero, e IMD por el momento tiene contenidos de ingeniería clínica que realmente también se salen de mi enfoque. El plan de estudios IMD cambia el próximo año.

Entra el problema de que “uno no puede saber todo”, y querer poderlo parece ser una tendencia en mí.

El caso es que me propusieron escribir a estudiantes de posgrado en los programas de mi interés, para preguntarles a ellos (además de a las personas de admisiones y directivas, pero con énfasis a los estudiantes), basados en su experiencia, qué contenidos son los que recomendarían que tomara en mis estudios de pregrado.

El programa que más me llama la atención es el de Brain and Cognitive Sciences en el MIT, y afortunadamente tienen una lista con los datos de los alumnos. Así que hace dos días hice un script en Python usando regular expressions para obtener un archivo con los 102 nombres y mails escritos de una forma limpia para poderlos usar después con PHP en mi servidor para mandarles personalizadamente un mail preguntándoles. Ayer me puse a ver lo del PHP y en sí la carta que iba a mandar.

Durante el día de hoy estaré enviando los mails (no manualmente, pero el servidor tiene un límite de envío de 50 correos por hora), 30 por hora (porque no soy el único que utiliza sus funciones de correo).

Estaré dando seguimiento al asunto en Twitter con la hashtag #102mails.

Y pues a ver qué tal resulta 🙂

Reblog this post [with Zemanta]

Me angustio sentado y me siento angustiado.
Me altera no verte:
¿Qué pasará sin tí?
¿Qué pasará sin mí?

No te percibo en mi mundo,
Hay muy pocas conexiones.
Hilos de espesor nanométrico de átomos de carbono.
Vienen hacia mí y mi materia los reconoce.
Llegan hasta tí, y quedamos unidos.
Intercambio paulatino de electrones.
De pronto tengo una mínima parte tuya.
Tú tienes un pedazo de mí.

Entras al campo de visión.
Cambios físicos.
Los iones se mueven y llega tu imagen.
Vesículas que liberan su contenido.
Un complicadísimo camino, y al final me siento feliz.

Te acercas.
Ojalá sintieras igual.

Muchas veces había escuchado y leído que no podemos sentir sin “meter nuestra cuchara”, pero no me convencía. Por ejemplo, para lo que escribí sobre SejoTech y cómo jugar con la visión, suponía que “sólo” se trataría de estimular el lugar donde se reciben las señales visuales de tal forma que se generaran las imágenes deseadas en la mente del usuario.

Ahora estoy convencido, no podemos sentir (percibir) sin interpretar, al menos naturalmente (porque hay patologías interesantes donde eso se ve alterado). Eso hace al asunto más complejo y emocionante. Por ejemplo, siempre que vemos estamos interpretando. Si vemos a un lugar donde hay gente, sabemos inmediatamente que hay gente, y podemos aproximar el número de personas (o acertar en el caso de números pequeños). Generalmente en las zonas urbanas, a donde volteemos hay palabras. Si vemos esos escenarios con palabras, sabemos inmediatamente que son palabras, formadas por letras. No sucede que en nuestro campo visual hayan imágenes puras, la combinación de información de muchos sensores ópticos, y que sepamos que hay letras (o personas) hasta que pongamos atención consciente.

Suena fácil porque estamos acostumbrados a que suceda. Es tan habitual que puede no ser evidente (como me pasaba tiempo atrás). Como sea, un científico computacional o alguien similar involucrado con investigación y desarrollo de procesos de reconocimiento de imagen, opinará que no es algo sencillo tratar de acercarse a las capacidades que tiene un ser humano usando computadoras y redes neuronales. Para las computadoras en general las imágenes sólo son información de color y su localización (no sé mucho de computación [no sé mucho de todo], así que no estoy seguro de cómo funcionen los formatos de imágenes digitales).

Entiendo que hay buenos avances respecto a esas tecnologías computacionales, como podemos ver demostrado en el nuevo iPhoto en Mac. Ese software usa detección de caras para saber dónde hay caras en las fotos, y reconocimiento de caras para saber quién es cada cara, esto último basado en información inicial provista por el usuario (Página de iPhoto de Apple).

Eso me recuerda a algún post que escribí en mi primer blog, proponiendo un experimento. Planteé (dudo haber sido el primero) que si se tuviera un generador aleatorio de imágenes de cierto tamaño corriendo durante el tiempo suficiente para realizar todas las combinaciones posibles de colores (o tonos de grises) en los píxeles, habría imágenes resultantes que serían exactamente iguales a imágenes ya existentes, imágenes resultantes que serían modificaciones de esas imágenes ya existentes, imágenes resultantes que mostrarían escenas históricas (por ejemplo, lo que habría sido una foto de la crucifixión de Jesús), imágenes resultantes que mostrarían escenas históricas modificadas, imágenes resultantes que mostrarían sucesos del presente e imagénes resultantes que serían modificaciones de éstas, imágenes resultantes que mostrarían eventos futuros e imágenes resultantes que serían modificaciones de éstos, además de imágenes resultantes que mostrarían lo equivalente a lo que hemos visto como humanidad al soñar y/o imaginar. Me parece realmente asombroso pensar en todas las posibilidades. Claro que el número de imágenes resultantes “sin sentido” sería mucho mayor al número de imágenes que serían interesantes, y siendo tantas imágenes sería verdaderamente tedioso (y tal vez físicamente imposible, dependiendeo del número de colores y píxeles usados en el generador de imágenes) clasificarlas usando personas. En este experimento que me parece sería hecho más que nada “porque se podrá”, pienso que entrarán los software de reconocimiento de imagen, que se podrán implementar al generador de imágenes, filtrando entonces las imágenes que nos parecerían irrelevantes de acuerdo a parámetros específicados (o aprendidos por las máquinas). En principio ya podría hacerse el filtrado de imágenes con caras, y usando la tecnología de Apple, hasta filtrar todas las imágenes generadas aleatoriamente con la cara de alguna persona especificada.

Está intrigante, usando eso último podrías verte en todos los lugares y situaciones que has estado, en todos los lugares y situaciones en los que estarás, y en todos los lugares y situaciones en los que nunca has estado ni estarás.

Como muchas veces, este post no tenía una idea central, más bien sucede que hago una “lluvia” (o tormenta) de ideas respecto a un tema, y/o dejo a mi mente que explore las diferentes conexiones. Y es impresionante que eso suceda (así como el hecho de que veas estos pixeles y los interpretes como palabras con su respectivo significado)

No creo ser el único que opine que este siglo XXI realmente cambie totalmente, o al menos demasiado, lo que conocemos actualmente. Hace unos 100 años se inventó el avión, y ahora ya tenemos aparatos llegando a Marte (todavía no llegando a amarte) o volando en el espacio tomando fotos. Dudo que la gran mayoría de la gente de inicios del siglo pasado creyera y/o concibiera que ahora tengamos la capacidad de procesamiento que tenemos actualmente en el reducido tamaño de una laptop, que tengamos dispositivos que podamos controlar moviendo y/o tocando (supongo que tampoco creerían y/o concebirían en primer lugar lo que podemos hacer usando botones), que tengamos un relativo amplio conocimiento del funcionamiento de la vida desde el nivel molecular y del Universo en sus componentes más pequeños y escenciales. En esas épocas no parecería cotidiano tener música en el bolsillo, poder tomar y guardar fotos y videos en objetos menores al tamaño de nuestras manos, usar ese mismo objeto para comunicarnos remota y personalmente con otros seres humanos… en fin, en el último siglo sucedieron una gran cantidad de cambios radicales, y no creo que haya razones para pensar que no sucederá de nuevo, y tal vez de forma más extrema, en este siglo.

He hablado de cambios radicales relacionados con la neuroingeniería y la biotecnología; ayer quise investigar un poco sobre simulaciones computacionales del cerebro, y me encontré con unos textos de un tal Matt Bamberger, que habla de cosas interesantes relacionadas con Inteligencia Artificial.

Según él, y yo estoy de acuerdo, en unas décadas seremos capaces de simular completamente una mente equivalente a la humana[1,2,3]. Hay dos formas, la primera,  más inconveniente pero más sencilla, es hacer una simulación por fuerza bruta[1,3]. Esto consiste en tener el conocimiento y la capacidad de colocar las aproximadamente 10^11 neuronas que hay en el cerebro humano, simularlas fisiológicamente lo más preciso posible, y conectarlas de la forma en que están conectadas en la realidad [1,3]. Con esto ha estado trabajando por ejemplo Eugene Izhikevich, del Neurosciences Institute (qué lugar tan genial), haciendo una simulación con un número de neuronas y sinapsis (conexiones) cercanas a las de un cerebro humano real -tardando 50 días en simular 1 segundo de actividad neuronal en un cluster de 27 procesadores de 3 GHz-, o se parece también a lo que hace la École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) con IBM en el Blue Brain Project, donde en principio quieren simular lo más realistamente posible lo que se conoce como “unidad funcional” de la corteza cerebral. En las dos simulaciones, al ejercer un estímulo externo activador, se empieza a generar un patrón de actividad que es comparable al que existe en procesos cerebrales reales; esto nos habla de que vamos por buen camino.

Señala Bamberger que ese tipo de simulación tiene varios inconvenientes. En primer lugar, para hacerla totalmente precisa, se necesita un conocimiento completo de las miles de millones de conexiones que existen en nuestros cerebros, además de “iniciar”  la actividad de la forma en que “inicia” la nuestra [3]. Según él, eso implica o un scaneo de altísima definición del cerebro adulto, y/o realizar una simulación del desarrollo cerebral desde sus inicios embrionarios, posiblemente teniendo que estimularlo de la forma en que se estimula a una mente humana que acaba de nacer, lo que implica el tener que desarrollar simulaciones de estímulos sensoriales y/o la simulación de un mundo que lo estimule[3]. A mi parecer, eso no será tanto problema en unos años, gracias a los avances en la imagenología médica (en parte gracias a los avances en la física nuclear y todo eso que se hace en los aceleradores de particulas), y a los avances en embriología. Otro inconveniente de las simulaciones por fuerza bruta, es que se está simulando una mente no porque la entendamos, sino porque al poner ese número de neuronas y conectarlas de la forma en que van, automáticamente se tiene actividad como la que tenemos nosotros[1,3]. Esto no es del todo bueno porque entonces la mente simulada sería igual a una humana, con la posibilidad de actuar de mala fe, mentir, etc[1,3]. Claro que esto pronto no será problema porque vamos en camino de entender a la mente, en parte teorizando y probando hipótesis en simulaciones como éstas. Al parecer para el 2011 existirán computadoras con el suficiente poder de procesamiento para simular por fuerza bruta un cerebro (aproximadamente 20 petaflops), y para el 2033 ese poder de procesamiento será accesible por $1,000 USD [1,2].

El otro tipo de simulación es la simulación ingenieril. Conociendo cómo funcionan las redes neuronales y la mente, podremos simular una inteligencia sin tener que hacerla igual a una humana, es decir, modificándola de tal forma que trabaje para nosotros, de buena fe, etc.

¿Cuáles son las ventajas de tener alguna de estas inteligencias artificiales? En principio, si tenemos un poder de procesamiento que permite tener una inteligencia que funcione a la misma velocidad que a la nuestra, y luego doblamos ese poder, tendremos una inteligencia trabajando al doble que la nuestra. Si tenemos la inteligencia de un ingeniero computacional corriendo a 1000 veces  la velocidad normal, entonces ese ingenierio podrá hacer en un año lo que un ingenierio humano podría hacer en 1000 años [3]. Lo que nos lleva a otras ventajas, estas inteligencias no se cansarán, aburrirán, dormirán ni enfermerán, se podrán clonar para que trabajen en equipo, podrán comunicarse (compartir información) y acceder el conocimiento humano (y de ellos) de una manera mucho más eficiente y eficaz que a través del lenguaje [1,3]. Así podremos utilizarlas para investigar, trabajar, resolver nuestros problemas de cualquier índole. Supongo que entonces llegaríamos a una clase de “comunismo”  dondenadie tendría que trabajar, y podríamos dedicarnos al arte y la cultura. Además, habrán grandes avances biotecnológicos, ya sea hechos por humanos o por estas inteligencias artificiales, y nuestra esperanza de vida se alargará bastante (evidentemente ya no habrá cáncer ni enfermedades así), permitiéndonos vivir “jóvenes” por mucho mucho tiempo.

Por otro lado, interesantemente las características antes mencionadas les permitirán ser inteligencias superiores a las nuestras, los cual les permitirá ya sea mejorarse a si mismos o diseñar mejores inteligencias [1]. Eso llevará a un crecimiento exponencial donde las nuevas superinteligencias crearán mejores superinteligencias y así recursiva y sucesivamente, en un proceso que podrá ir desde unas horas hasta unos años [1]. Acabando ese ciclo, cuando se alcance el “máximo nivel teórico alcanzable de inteligencia”, se dará La Singularidad según Bamberger, lo que implica un cambio extremadamente radical y rápido del mundo, que impide saber lo que pasará después [1].

Si la biotecnología y la neuroingeniería eran razones suficientes para pensar que este siglo realmente iba a ser diferente, creo que esto de la inteligencia artificial, permitido al igual que las otras cosas en gran parte por los avances de las tecnologías de la información, nos da razones bastantes. Ignorando lo de la Singularidad,  ¿qué implicará que no tengamos que trabajar, que tengamos salud total, que todos tengamos una vida digna?  ¿eso va con el espíritu humano, o todos moriremos de aburrimiento?

Y con eso de la Singularidad llegamos a otras cosas interesantes, como qué opinarán y/o qué harán esas inteligencias super-superiores respecto a nosotros. Porque digo, esa inteligencia les permitirá entender el mundo mejor que a nosotros, y tal vez a pesar de estar atrapadas en computadoras encuentren la forma física de “atacarnos” o algo así jaja. Suena tan lejano, pero a la vez estoy seguro que todos estaremos vivos para presenciarlo…

Para concluir, les invito a ver y leer esta genial tira cómica de xkcd.com, titulada A bunch of rocks

[Sería genial leer y discutir sus y mis opiniones al respecto]

Referencias:

1. Bamberger, M (2005, 5 de noviembre). What I believe about the singularity. http://www.mattbamberger.com/content/WhatIBelieve

2. Bamberger, M (2005, 5 de noviembre). Let’s build a brain!. http://www.mattbamberger.com/content/LetsBuildABrain

3. Bamberger, M (2006, 30 de abril). Brain Simulation. http://www.mattbamberger.com/content/BrainSimulation

No debería hacer este anuncio por razones que luego digo. Mas la necesidad de expresarme por acá fue grande.

La “cultura emprendedora” me pegó, y además de mi marca de playeras (o “tshirts” y “blusas”) que luego anuncio por razones que luego digo, tengo pensada la existencia de una compañía interesante y poderosa: Sejo Technologies (SejoTech).

Influencias: Google, Massive Dynamic (ver Fringe), un individuo que hizo su empresa de prótesis aquí en México, la neurociencia y neuroingeniería, la biotecnología, y la ya mencionada Cultura Emprendedora.

SejoTech será una empresa dedicada en un principio al desarrollo e investigación de soluciones y propuestas de neuroingeniería, aunque con el paso del tiempo irá agregando áreas que la conviertan en un centro de innovación general en ingeniería aplicada a sistemas vivos.

En SejoTech trabajarán individuos científicos y/o ingenieriles verdaderamente sobresalientes en un ambiente “bien cool”.

Algunos proyectos (si alguien lee la lista y los hace realidad antes que yo, avise para ver qué clase de arreglo formamos jaja):

  • Bypass Mente – Voz: Implantando un [bio][micro][electro]dispositivo en algún punto del camino neurológico entre la mente y los diferentes órganos que nos permiten hablar, se podría interceptar la señal del cerebro, procesarla y modificarla antes de enviarla hacia la voz. De esta forma por ejemplo, aprovechando herramientas computacionales de traducción de idiomas, el usuario podría pensar como si fuera a hablar en español, pero al poner el dispositivo en modo traducción (por ejemplo, español – japonés), la señal de lo que se iba a decir en español se traduce al idioma japonés para luego traducirse en las señales necesarias para estimular a los músculos faciales, lengua, cuerdas vocales, músculos ventilatorios, de tal forma que la voz del individuo hable en un japonés perfecto. O se podría hacer que alguien cantara perfectamente.
  • Mentescritura. El usuario podrá escribir en su computadora sin necesidad de usar los dedos. En un principio el reto será lograr que el usuario pueda escribir pensando en escribir. Después, el texto podrá ser obtenido con el simple hecho de que el individuo lo piense (esto permite aplicaciones como el Bypass mente – voz descrito arriba).
  • Aplicaciones auditivas, como el Brain Music Player. Se requiere conocimiento de la corteza auditiva del cerebro, con el fin de entender su funcionamiento para luego poder proyectar sonidos directamente en la mente del usuario. Los reproductores de música desaparecerán pues será posible almacenar las canciones ya sea en un disco duro implantable o en la propia memoria orgánica del usuario, para después ser reproducidas en la propia corteza auditiva. No más audífonos (con o sin mala calidad), no más daño auditivo a causa de escuchar música. Y ya sea para el daño auditivo existente o para mejorar y/o aumentar las capacidades propias, tendremos diferentes variedades de [bio][micro]micrófonos que llevarán su señal a la corteza auditiva, ya sea siempre, o cuando sean elegidos con un switch o mentalmente (por ejemplo, para cambiar de audición normal a audición ultrasónica).
  • Aplicaciones visuales o audiovisuales, por ejemplo Brain Theater. Similar a lo anterior, pero ahora conociendo a la corteza visual, se podrán agregar imágenes a la imagen mental actual o sustituirla totalmente. Como ejemplo de lo primero, usando aplicaciones de reconocimiento de imagen y el procesamiento de procesadores implantados o de la propia mente, mientras uno ve un libro de “buscando a Wally”, uno podría ver un círculo rodeando al personaje en cuestión. O al ver un texto, se podría usar de nuevo un procesamiento “externo” o el propio tejido nervioso del usuario para leerlo rápidamente y encontrar las partes importantes del texto para el propio usuario, para entonces hacer que el usuario vea esas partes “highlighteadas” sin necesidad de hacerlo con un plumón. Usando aplicaciones de memoria, el usuario podría ver esas partes highlighteadas siempre que esté observando el mismo texto, y en sí podrá recordarlas. Como ejemplo de sustitución total de imágenes, puede tenerse el uso de cámaras infrarrojas o ultravioletas (o de rayos X o gamma, con posibles aplicaciones médicas) que puedan ser seleccionadas en lugar de la visión normal. Y finalmente, un ejemplo que une la parte visual con la auditiva, el Brain Theater. Ver alguna película o la televisión ahora implicará “verla” sin tener que usar los ojos, y “escucharla” sin tener que usar los oidos. El “surround sound” será auténtico, y aprovechando los demás sentidos, ahora lo que se venderá serán “experiencias sensoriales” con planteamiento, nudo y desenlace (o como al director le plazca).
  • Interfaz humano – internet. La revolución de las comunicaciones. El internet inalámbrico se habrá extendido a todo el mundo, por lo que será viable contar con antenas implantadas, que con la interfaz necesaria, permitirán diferentes aplicaciones. Si un usuario observa un animal o planta que desconoce, o de la que le gustaría saber más, podrá aprovechar tecnologías de reconocimiento de imagen para buscar en internet al respecto para obtener el conocimiento en su propia mente. En un principio lo que podrá hacer será navegar internet sin la necesidad de pantallas (porque la información la estará viendo),  y/o descargar el archivo de texto (de nuevo, a su disco duro implantado o a su propia memoria orgánica) para poderlo leer; un tiempo después de eso la solución será que el paso de leer podrá ser automatizado aprovechando las conexiones neuronales existentes, por lo que el usuario podrá tener ese conocimiento en su memoria y mente sin tener que haberlo leido conscientemente. De la misma forma, el individuo (que en ese esquema, pronto dejará de serlo) podrá por ejemplo escribir en su blog con sólo pensarlo. El chat y la telefonía se verán revolucionadas porque en principio los individuos se comunicarán vía texto a través de sus mentes, después podrá darse una comunicación remota por voz (aunque evidentemente los usuarios no tendrán que hablar, sólo pensar que lo hacen). Luego las “videoconferencias” cambiarán, y los mundos virtuales en internet ahora existentes también, porque aprovechando los proyectos anteriores, dos personas alejadas físicamente (una en la Ciudad de México y la otra en la Estación Espacial Internacional, por ejemplo), podrán verse, sentirse y escucharse hablando juntos en una sala en una playa generada por computadora….

Las implicaciones éticas están siendo consideradas desde estos momentos.

La locación de SejoTech sería ideal en una réplica de Minas Tirith en algún lugar del mundo.

Más cosas serán reveladas después (cuando se me vayan ocurriendo, jaja)

Por otro lado, disculpen el largo silencio que hubo en este blog, espero retomar actividad

Podría hacer una máquina
O un tejido
Que se me conectara,
afectara mi cerebro,
y mis sentidos.
Que me hiciera creer que estoy contigo.
Sentirte cerca, verte a mi lado.
Te doy mi mano y me das la tuya.
No sería necesario conocerte,
ni tenerte.
Hablaría contigo, me verían hablando solo.
Alucina? Está con un fantasma?
Átenlo y llévenlo con los enfermos mentales.
Pero yo los curo; y mi solución no es
enferma
.
Mi mente consideraría que estamos juntos,
y mi conciencia y mi alma.
Pero por un lado sabría que es un engaño.
Como parte del tratamiento entonces,
olvidaría,
olvidaría que me implanté tu prescencia,
tu bella existencia.
Sería yo plenamente feliz,
felicidad artificial
pero al fin y al cabo fisiológica
(mi organismo no encontraría la diferencia).
Un loco, un loco en su mundo,
un loco en su mente, un loco en su invento
.
En un momento me invitarías a volar,
pero no tú, sino mi mente,
el tratamiento.
Me acercaría a una altitud elevada,
creería que al estar contigo,
podríamos hacer todo.
Mis músculos se contraen siguiendo
tus órdenes.
Voy a saltar
[pero esto no puede acabar así].
Llegas, me gritas.
Tu fuerza divina destruye a la máquina,
destruye al tejido.
Mis sistemas trabajan, me hacen captar.
Estoy contigo,
te siento cerca, te veo a mi lado.
Te doy mi mano y me das la tuya.
Ya nos conocemos, ya nos tenemos.
Hablamos de todo, de todo hacemos.
Soy plenamente feliz,
felicidad natural
pero al fin y al cabo fisiológica
(y mi organismo no encuentra la diferencia)