BioSejo

esto es —como [casi] diría Voet,D. et al. en el subtítulo de su libro de bioquímica— "Mi Vida a Nivel Molecular"… blog de sejo con colaboración de la sejoina, la sejosa, la sejasa, el sejinTriFosfato, y otras c-osas y cos-inas más

Nos encontramos en el inicio de este discurso persuasivo autorreferencial. Yo lo amo y defenderé que el profesor también debe amarme por darlo. Probablemente me estoy arriesgando pero también me estoy aferrando de la estructura vista en clase, por lo que debería lograr mi objetivo de persuasión. Ya di una frase impactante y memorable para iniciar, ya introduje mi tesis a defender y ahora introduciré las tres partes que la sustentarán. El profesor debe amarme por dar este discurso autoreferencial en primer lugar porque en esta ocasión no me quedaré en silencio, en segundo lugar porque este discurso tiene cuatrocientas catorce palabras y hablo al respecto, y por último porque nadie ha hecho algo así antes.

Pasaré entonces a profundizar en la primera parte, que dice que en esta ocasión no me quedaré en silencio. Miren cómo estoy hablando y no dejo de decir palabras como aquella vez. Memoricé todo esto para que no hubiera oportunidad de fallas y para demostrarme a mí y a todos que tengo la capacidad de mantenerme hablando aunque solo esté hablando sobre ese hablar mío. ¿No me ama, profesor?

Este discurso tiene cuatrocientas catorce palabras, incluyendo a las palabras del número que acabo de decir. Y esta es la segunda parte que sustenta mi tesis. cuatrocientas catorce palabras escritas con el único propósito de hacer que el profesor me ame por estarlo diciendo en este momento ¿Quién cuenta y dice cuántas palabras tiene su discurso? No es fácil calcularlo, y sin embargo tuve que investigar cómo hacerlo para poder llenar de contenido esta parte que va a a terminar después de esta palabra llamada “palabra”.

¿Alguna vez ha visto un discurso así, profesor? Nadie lo ha hecho antes, se lo aseguro. Autorreferencia ha habido, claro. Ya sea Miguel de Unamuno en Niebla, John Cage en su Conferencia sobre Nada, o Mark Haddon con El curioso incidente del perro a medianoche, por ejemplo. ¿Pero en un discurso persuasivo de su materia? ¿Alguien dijo en alguno que acababa de mencionar varios libros con el fin de agregar las referencias que requiere un discurso persuasivo?

Llegamos a la conclusión. Empezaremos la recapitulación de los argumentos, mencionando que como no me quedé en silencio, como este discurso tiene cuatrocientas catorce palabras incluyendo esas, y como nadie más ha hecho algo así antes, el profesor debería amarme por dar este discurso autorreferencial. ¿O no les parece así? Ahora es el momento de cerrar, y para eso utilizaré tres palabras memorables. Tres palabras memorables.