BioSejo

esto es —como [casi] diría Voet,D. et al. en el subtítulo de su libro de bioquímica— "Mi Vida a Nivel Molecular"… blog de sejo con colaboración de la sejoina, la sejosa, la sejasa, el sejinTriFosfato, y otras c-osas y cos-inas más

Acostados, con la somnolencia con la que hemos pasado algunas noches. Los ojos se cierran y también todas las ventanas de la mente pues vamos a morir. Vamos a morir juntos.

El asunto aquí es haber vivido sabiendo que en realidad se hubo vivido. Que la vida no se acabe pues no nos la hemos acabado: básicamente desconocemos todo a pesar de conocer mucho. Cada día, cada tiempo infinitesimal, saber que está siendo disfrutado, asumido, asimilado. Vamos manejando al máximo (o más que al máximo) porque cuando se acabe ya no habrá nada: ni conductor, ni vehículo, ni carretera. Ni este abuso de juegos.

Saltar de línea para vivir la sensación, el miedo superado (¿cómo se supera el miedo a la muerte?), volar en el aire unos momentos. Porque la mente puede volar sin aire. Más o menos.

Escribirlo porque se sintieron las ganas aunque al momento puede haber otras influencias que reviertan o inviertan el propósito, o haga olvidar lo que había que decirse. ¿Cuál es la tesis?

Iríamos de la mano, ¿cuántos años después? Ya habríamos pasado por todo lo que hay que pasar. Satisfechos por haber tomado todo. ¿En realidad ya sin energía para algo más?

La última experiencia a “vivir”.

Vemos negro o más bien no vemos. La última inhalación, el último intercambio gaseoso, los últimos eritrocitos cargados.

Exhalamos, y

A

Creo que el problema aquí fue descubrir que puede existir la magia que siempre he pensado que existe. Problema porque no sé si ahora me conformaré con algo menor a eso. Y por otro lado, notar que como sea pasó lo de siempre, y alguien “ganó” aunque no sea competencia (¿no es?), desmotiva aunque sea circunstancial.

Lo gracioso es que ya venía en ese camino, pero el evento fue detonante de mi bienestar. Últimamente me siento muy seguro, disfrutando mi vida en su totalidad (¿incluyendo esto?), motivado, logrando cosas. Ahora la situación más bien me trae para abajo, pero en general me siento mucho mucho mejor conmigo, y puedo dejar de necesitar o pensar lo otro.

Otro asunto son mis “estándares”, tal vez basado en eso mismo de lo que “yo debería tener”. Aunque muchas veces haya pensado estar luchando por eso cuando solo era producto de mi imaginación .

Corte: jaja, soñé por un lado padre con *¿qué nombre clave le pongo? ¿B?*, pero ahorita recordé que también yo hablaba de mi idealismo y sentimentalismo y me ponía a llorar mientras lo hacía. Jajaja

Con lo anterior, pues ya, esto de estar abierto al mundo creo que tendrá sus consecuencias positivas. Mínimo yo me siento bien. Excepto en momentos como en el que empecé a escribir esto, decepcionado por la vida. Pero bueno. No hay que dejar de crecer. Y probablemente esté bien no conformarme con pequeñeces (jejeje chiste local (?)), pero también ya vi que lo “perfecto” (digamos, A), tampoco lo es como tal…

Y hablando de eso primero (no es para que lo entiendan, ¿o sí? menos si me pongo a escribir enmedio del texto después de ya haberlo escrito), como tuiteé hace poco, este año ha sido de descubrir que lo “imposible” no tiene por qué serlo. Ver que estamos generalmente muy limitados en cuanto a lo que hacemos o lo que creemos que podemos hacer, sin darnos oportunidad de probarlo, de salir, de disfrutar.

jaja cursi.

No hay que abandonar los retos.