BioSejo

esto es —como [casi] diría Voet,D. et al. en el subtítulo de su libro de bioquímica— "Mi Vida a Nivel Molecular"… blog de sejo con colaboración de la sejoina, la sejosa, la sejasa, el sejinTriFosfato, y otras c-osas y cos-inas más

Sólo escribo para mencionar que hay una proteína llamada Sonic Hedgehog, perteneciente a la familia Hedgehog de moléculas señalizadoras… ser científico no implica ser aburrido jaja (más bien todo lo contrario, pero bueno)

Como sea, veo en este abstract de un artículo que encontré en la página de wikipedia de la proteína, que la marca “Pokemon” amenazó a un instituto de investigaciones en cáncer de EEUU por llamar a un oncogen Pokemon (según el investigador, Pier Paolo Pandolfi, fue porque era de la familia POK, y pokemon era acrónimo de “POK erythroid myeloid ontogenic”), o que el humor de esos nombres de genes se pierde al tener que decirle a los padres de un paciente que su hijo tiene un error en el gen Sonic Hedgehog, por ejemplo, jeje

Seguiré leyendo sobre desarrollo embrionario, está locochón

Podría hacer una máquina
O un tejido
Que se me conectara,
afectara mi cerebro,
y mis sentidos.
Que me hiciera creer que estoy contigo.
Sentirte cerca, verte a mi lado.
Te doy mi mano y me das la tuya.
No sería necesario conocerte,
ni tenerte.
Hablaría contigo, me verían hablando solo.
Alucina? Está con un fantasma?
Átenlo y llévenlo con los enfermos mentales.
Pero yo los curo; y mi solución no es
enferma
.
Mi mente consideraría que estamos juntos,
y mi conciencia y mi alma.
Pero por un lado sabría que es un engaño.
Como parte del tratamiento entonces,
olvidaría,
olvidaría que me implanté tu prescencia,
tu bella existencia.
Sería yo plenamente feliz,
felicidad artificial
pero al fin y al cabo fisiológica
(mi organismo no encontraría la diferencia).
Un loco, un loco en su mundo,
un loco en su mente, un loco en su invento
.
En un momento me invitarías a volar,
pero no tú, sino mi mente,
el tratamiento.
Me acercaría a una altitud elevada,
creería que al estar contigo,
podríamos hacer todo.
Mis músculos se contraen siguiendo
tus órdenes.
Voy a saltar
[pero esto no puede acabar así].
Llegas, me gritas.
Tu fuerza divina destruye a la máquina,
destruye al tejido.
Mis sistemas trabajan, me hacen captar.
Estoy contigo,
te siento cerca, te veo a mi lado.
Te doy mi mano y me das la tuya.
Ya nos conocemos, ya nos tenemos.
Hablamos de todo, de todo hacemos.
Soy plenamente feliz,
felicidad natural
pero al fin y al cabo fisiológica
(y mi organismo no encuentra la diferencia)